Como un "enorme desafío para el sistema educacional" calificó la subsecretaria de Educación, Valentina Quiroga, los resultados de la prueba Simce de Escritura 2015, realizada a cerca de 200 mil niños de sexto básico.

De acuerdo a la autoridad, los alumnos obtuvieron como promedio 50 puntos, de 82 posibles, en esta nueva versión del examen estandarizado que aplica la Agencia de Calidad de la Educación.

En el desglose de los resultados, persiste la diferencia socioeconómica, aunque tanto estratos altos como bajos se encuentran lejos del máximo deseado, al obtener 54 y 47 puntos, respectivamente. Mientras que las mujeres consiguieron cuatro puntos más, como promedio, a lo obtenido por los hombres.

El examen consistió en la evaluación de dos textos, uno informativo y otro narrativo, mediante los cuales se consideraron cuatro criterios: propósito comunicativo, organización textual, coherencia y desarrollo de idea.

"Todos los niños de sexto básico debiesen poder escribir un texto con un objetivo claro de propósito, que sea coherente y tenga algún desarrollo de ideas", señaló Quiroga. Situación, que de acuerdo a la propia subsecretaria, "no se está logrando independiente del nivel socioeconómico".

Un 44% de los niños "no logra desarrollar sus ideas" al elaborar un texto informativo, mientras que un 45% no lo consigue en el caso de textos narrativos. Además, pese a que muestran mayor facilidad para narrar que informar, un 41% de los textos no son claros ni completos, incluso un tercio de los estudiantes no crea información comprensible para el lector. 

"La mayoría de los estudiantes logran cumplir en habilidades como el propósito comunicativo u organización textual. Sin embargo, en otras, como coherencia o desarrollo de ideas, cerca de la mitad de los estudiantes no lo logra", afirmó Carlos Henríquez, secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación. 

PUB/SVM