El presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Patricio Crespo, señaló que al Estado le costará cerca de US$27 mil millones la reforma al Código de Aguas. 

"Si el proyecto se aprueba, el Estado deberá desembolsar alrededor de US$27 mil millones por conceptos de indemnizaciones a agricultores y gestión del recurso", afirmó Crespo. 

Esta declaración la hizo ante la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados y detalló que el Estado debiera destinar solo US$17 mil millones a cancelar las indemnizaciones a los propietarios de derechos expropiados a los agricultores, "sin contemplar lo que correspondería pagar por ese concepto a otros sectores como el industrial, la minería, las sanitarias e hidroeléctricas”.

La tramitación de la reforma en esta área se inició hace cinco años y uno de sus puntos de modificación es cambiar la perpetuidad, la que se limitaría a 30 años. 

"Al establecer la caducidad de los derechos a 30 años se producirá una severa afectación del valor comercial de las propiedades explotadas y de la certeza jurídica para invertir a largo plazo", dijo el presidente de la SNA. 

Crespo manifestó que "estamos ante un proyecto inconstitucional, que busca limitar la perpetuidad de los derechos de aprovechamiento de agua, cambiando radicalmente su naturaleza jurídica". 

Agregó que "es una expropiación encubierta de esos derechos, sin fijar la indemnización que corresponde. Los agricultores de Chile no aceptaremos un nuevo despojo de nuestros derechos".

PUB/CF