Una triste historia protagoniza una mujer de 80 años en el sector de Rapel en la comuna de Monte Patria. Desde septiembre de 2015 -fecha en que un terremoto azotó su región- Elsa Ramos vive en precarias condiciones, tras perderlo todo cuando se derrumbó su casa de adobe.

Casi cuatro meses después, la mujer sigue durmiendo en una carpa ubicada bajo un Algarrobo que crece en el terreno donde antes estaba su vivienda. Lo más grave, es que recibió por parte de la municipalidad una vivienda de emergencia, pero esta no ha podido ser edificada porque no cuenta con la autorización de los propietarios del terreno donde estaba levantada.

Es así como Elsa tiene a la intemperie las pocas pertenencias que pudo rescatar y  al ser viuda, no tener hijos, y tener a su única hermana viviendo en Tongoy; sus vecinas han sido las encargadas de llevarle comida y ayudarla en este tiempo.

La historia que reveló el portal Ovallehoy.cl expone su cruda realidad, luego de perder la casa en la que vivía hace 52 años. Hoy no puede levantar su mediagua pues un sobrino vendió el terreno que pertenecía a su marido cuando falleció y aunque una cláusula le permitía vivir hasta sus últimos días ahí, el propietario no había dado permisos para instalar su vivienda de emergencia.

Fue el mismo medio quién hizo la gestión de contactarlo y se espera que en los próximos días la mujer pueda dejar la carpa en la que vive hace tres meses, por no tener una autorización formal que la resguardara. Además, sus vecinas están organizando una campaña para recolectar frazadas, muebles, ropa y más para ayudarla a recuperar algunas posesiones, en la cual el mismo medio está canalizando las donaciones.

PB/MC