Este 1 de marzo comenzó a regir la llamada ley de inclusión para los establecimientos educacionales, la que tiene como objetivo eliminar la discriminación arbitraria entre los estudiantes del país, pero la implementación de la ley no ha sido tomada de buena manera por todos los actores de la educación.

Los que se han mostrado más críticos de la ley de inclusión son los representantes de los establecimientos particulares subvencionados, quienes en un video de la Agrupación de los Colegios particulares de Chile, Conacep, los sostenedores y apoderados dieron a conocer el descontento con la reforma educacional, argumentando que los colegios particulares subvencionados han logrado tener una buena cobertura.

“Históricamente , en Chile han convivido en armonía colegios municipales con colegios administrados por particulares. Chile alcanzó con los colegios particulares subvencionados una de las mejores coberturas educacionales del continente americano”, señala el video que tiene por nombre #Aúnestiempo.

Para poder generar cambios en la calidad educativa, en la ley de inclusión se aumentará en un 20% la subvención escolar preferencial, lo que de acuerdo a lo que comentó el secretario ejecutivo de la reforma educacional, Andrés Palma, el pasado 25 de febrero, este cambio generará más calidad.

“Todos los recursos nuevos que se están aportando están asociados a que el establecimiento tenga un plan de mejoramiento educativo”, señaló Palma.

Estos dichos y la ley de inclusión en general genera un descontento en el sector particular subvencionado, donde la Confederación de padres y apoderados de colegios particulares subvencionados, Confepa, también reaccionaron de manera negativa señalando que hasta hoy están con incertidumbre .

La representante de la Confepa, Erika Muñoz, señaló a Publimetro que aún no saben con claridad como es la implementación en los colegios.

“Para nosotros ha sido complicado el inicio de este año con la incertidumbre de la ley de inclusión porque todavía no se nos ha explicado, ni se nos da la claridad de la implementación en los colegios y sobre el término de la subvención ha generado una incertidumbre no porque estemos es desacuerdo, sino que lo que entendemos es que se quiere terminar incluso con el apoyo de la gestión del colegio en cuanto al proyecto educativo”, señaló Erika Muñoz.

Además la representante de los padres y apoderados de estos establecimientos agregó que está en desacuerdo con los dichos de hace algunos días del superintendente de educación, Alexis Ramírez, quien manifestó que con la ley de inclusión se pondría fin a la segregación en la educación.

“Es una mentira lo que dijo el superintendente de educación, porque a la segregación vista desde los colegios particulares pagados no se le ha puesto fin y ni siquiera han sido tocados con la ley de inclusión“, agregó Erika Muñoz.