El Servicio Nacional de Aduanas detectó un millonario contrabando de oro no minero, cuyos antecedentes fueron puestos a disposición del Ministerio Público, lo que derivó en la formalización de seis personas por los delitos de contrabando, presentación de documentación falsa, asociación ilícita y lavado de dinero. 

Las operaciones de la organización criminal, varios de cuyos integrantes tienen lazos de parentesco, fueron investigadas durante meses. La mercancía ingresaba en forma ilícita al país y era exportada en barras de oro por vía aérea a EEUU. 

El tráfico clandestino fue descubierto por fiscalizadores de la Unidad de Análisis de Riesgo de la Aduana Metropolitana, quienes tras aplicar análisis de inteligencia detectaron un inusual aumento de las exportaciones de esta mercancía.

Mientras hasta 2012 las operaciones de exportación de oro no metálico bordeaban los 10 kilos, en 2015 habían aumentado hasta casi 800 kilos. 

“Los antecedentes recabados nos permitieron presentar una denuncia ante la Fiscalía en mayo de 2015 y luego una querella en noviembre del mismo año por contrabando y presentación de documentación falsa a Aduanas, pues ni la procedencia del oro ni su calidad estaba debidamente acreditada. Fruto de nuestras alertas se generó lo que ha culminado con la formalización de seis personas”, explicó el Director Nacional de Aduanas (T y P), Juan Araya. 

El Fiscal Regional Occidente, José Luis Pérez, agregó que tras la audiencia de formalización los seis imputados quedaron con medidas cautelares, mientras se mantiene la reserva de las pesquisas, ya que entre los delitos se investiga lavado de activos. El fiscal de Alta Complejidad, Tufit Bufadel, quien está a cargo de la investigación, añadió que operaciones de entrada y registro realizadas ayer por la PDI permitieron incautar dinero en efectivo, computadores y otras especies de la organización criminal. 

PUB/VJ