Personal de Aduanas, apostados en la avanzada de Chungará de Arica, logró detectar una importante cantidad de droga que venía escondida en el piso de un camión con patente chilena que salió desde Cochabamba, Bolivia, y tenía como punto de entrega la ciudad de Iquique.

Según detalló la entidad, el cargamento ilícito logró ser localizado gracias al uso de densímetros, instrumentos que permiten detectar diferencias en la estructura de los vehículos controlados. Así, se logró determinar que el móvil portaba de manera oculta 86 kilos de marihuana y 275 kilos de pasta base de cocaína.

El camión salió del país en diciembre de 2015 y volvía a suelo chileno manejado por un ciudadano boliviano, quien no declaró carga alguna. Debido a un tema migratorio, el chofer no pudo seguir con los trámites y dejó el vehículo estacionado a la espera de otro conductor.

En ese momento se llevó a cabo el análisis que arrojó el resultado sospechoso, tras lo cual se procedió a perforar la estructura del remolque y el piso, donde afloró una sustancia de color verde.

Con custodia policial el camión fue llevado al Puerto de Arica, donde con un escáner se logró cuantificar de manera exacta su cargamento: 80 paquetes con 86 kilos 110 gramos de pasta base de cocaína y 295 paquetes con 275 kilos 450, sumando un total de 361 kilos 560 gramos de droga.

El Director (s) de la Aduana de Arica, Luis Madrid Figuera, destacó el trabajo desarrollado por los equipos especializados: "La droga venía oculta al interior de perfiles de acero del remolque, por lo cual después del uso de tecnología no invasiva ocupamos herramientas de corte para acceder a los paquetes, los que a su vez venían cuidadosamente amarrados con cordeles que servían de guía para su recuperación".

PUB/VJ