La encuesta Adimark toma el pulso de la política nacional y la gestión del Gobierno mes a mes, lo que permite ir analizando las variaciones que se relacionan con los personajes políticos. Esta información se torna de vital importancia cuando se aproximan elecciones, más aún las presidenciales. Y si bien, aún falta un año para volver a las urnas, los analistas ya van observando como las distintas cartas presidenciables se van acomodando en la opinión pública. Sin embargo, y tal como ocurrió en las pasadas elecciones municipales, la abtención sigue siendo la gran protagonista.

En la pregunta “Si las elecciones presidenciales fuesen el próximo domingo, ¿Quién preferiría usted que fuera el próximo presidente de Chile?” la opción ganadora fue “No sabe o no contesta”, con un 37%. Esta cifra podría representar a aquellos que se abstienen de votar, aunque hay que considerar que la cifra disminuyó desde un 47% obtenido en la medición anterior. Dentro de los posibles candidatos, el que presentó el mayor aumento en comparación a la medición anterior fue Alejandro Guillier, quien pasó de un 5% a un 15%, superando considerablemente al ex Presidente Ricardo Lagos , quien se mantuvo en un 5%, tal como el mes anterior. Sebastián Piñera presentó un leve aumento pasando de un 18% a un 20% y sigue encabezando la lista.

Nivel de confianza

En los niveles de confianza, el gran ganador sigue siendo Alejandro Guillier, quien se mantuvo con un 45%, con más de 10 puntos porcentuales por sobre Sebastián Piñera que alcanzó un 35%. Llama la atención, que Ricardo Lagos se ubica en el noveno lugar, con apenas un 20%, siendo superado por Francisco de la Maza, Andrés Velasco, Isabel Allende, Carolina Goic, José Miguel Insulza, Manuel José Ossandón y los dos candidatos mencionados previamente. De hecho, Ricardo Lagos es uno de los personajes que mayor desconfianza genera, siendo superado sólo por Alberto Espina y Marco Enríquez-Ominami.

Los resultados expuestos por esta encuesta respecto a figuras políticas, deja entrever que la abstención sigue aumentando. Con un Gobierno que posee sólo un 22% de aprobación, el escenario político a 16 meses de terminar esta administración se torna complejo. Así como aumenta la desconfianza en las figuras políticas, también lo hace la abstención, como ocurrió en las recién pasadas elecciones municipales.