Para saludar y conocer las condiciones en la cuales alrededor de un centenar de  jóvenes provenientes de de Valparaiso, Santiago, Quillota y San Fernando, realizan el Servicio Militar en la modalidad especial de verano, la subsecretaria para las Fuerzas Armadas, Paulina Vodanovic, viajó a Valapraíso.

La autoridad de la Cartera de Defensa presenció un ejercicio en el cual los conscriptos pusieron  en práctica los conocimientos y capacidades adquiridas durante este curso especial de instrucción militar de verano. "Lo que hemos visto hoy es un ejemplo de profesionalismo y de entrega al servicio del país que viniendo de ustedes, jóvenes es más relevante”, dijo.

La actividad en periodo estival está dirigida a alumnos de último año de enseñanza media o de establecimientos de educación superior. El objetivo de la instrucción es preparar a los jóvenes como combatientes fusileros de un Batallón de Infantería, práctica que se realiza prácticamente en su totalidad en terreno, con ejercicios diurnos y nocturnos.

“Dentro de las  capacidades destacan el aprender a trabajar en equipo y  lo específicamente relativo al uso de las armas. Es impresionante que en un período tan corto estos jóvenes sean capaces de hacer lo que hemos presenciado”, sostuvo Vodanovic.

En relación a la motivación que tienen los participantes de esta capacitación, la autoridad ministerial manifestó que “han puesto todas las energías para, en un muy breve periodo de tiempo, hacer esta instrucción, incluso algunos han manifestado la intención de continuar como soldados de Tropa Profesional o ingresar a las Escuelas Matrices. Gracias a la preparación adquirida podrán insertarse en el Ejército de la mejor manera”.

Por su parte, el Director Nacional de Movilización Nacional, General de Brigada Esteban Guarda Barros  sostuvo que “una de las alternativas para el cumplimiento del deber militar es mantener el desarrollo de cursos cortos para aquellos que los que cumplen requisitos de estudio puedan optar voluntariamente por este camino, es un curso corto que le entrega una capacidad militar determinada, que es menos que la que obtienen quienes hacen el Servicio Militar completo, pero suficiente para cubrir los requerimientos de la Defensa Nacional”.

La autoridad explicó que al finalizar este periodo de entrenamiento, serán licenciados con el grado de Cabo de Reserva (aspirantes a suboficial u oficial de reserva). Si estos jóvenes desean seguir siendo reservistas y ascender lo pueden hacer en forma voluntaria con los cursos previstos en la malla existente.