El Subsecretario General de Gobierno (s), Osvaldo Soto, respondió hoy a las críticas que se han formulado a lo que fue su gestión como director general de la Corporación de Asistencia Judicial (CAJ) de la Región Metropolitana, administración que ejerció en el período comprendido entre septiembre del 2014 y junio 2015. 

El secretario de Estado ha sido sindicado por la Asociación de Funcionarios y Profesionales de la Corporación de Asistencia Judicial de la Región Metropolitana (Anfunpro), como el responsable de un presunto déficit fiscal de más de $2 mil millones que sufriría la entidad, motivo por el que los funcionarios solicitaron formalmente el 5 de enero una auditoría de la Contraloría General de la República, proceso que se desarrolla actualmente. 

El subsecretario Soto afirma que cuando se hizo cargo de la administración de la CAJ de la RM, en septiembre de 2014, ésta ya venía con un déficit, situación de la que informó, sucesivamente, a los ministros de Justicia José Antonio Gómez y Javiera Blanco. 

El secretario de Estado solicitó esperar el resultado de la indagatoria de la Contraloría General de la República y desestimó las acusaciones de que durante su gestión haya realizado contrataciones que no se ajustaron a las formalidades administrativas reglamentarias. 

Soto desmintió estas denuncias y afirmó que “las acusaciones giran en torno a un desconocimiento de los hechos. No han existido contrataciones millonarias en la Corporación de Asistencia Judicial durante mi gestión, todas están dentro del estándar que corresponde. No ha existido ninguna falta a los mecanismos de contratación dentro de la Corporación durante mi periodo. Toda la contratación se hizo de la manera que está establecida en el reglamento interno, como en el procedimiento del manual de contratación”. 

En la misma línea sostuvo que “respecto a una de las cosas que se ha dicho con mucho énfasis que yo contraté a 100 o más de 100 personas. Yo no es que contrate a más de 100 personas sino que yo renuevo los contratos de funcionarios, que tenían contrato a plazo fijo y que eran dotación desde antes que yo llegara a desempeñarme como director general”. 

PUB/VJ