Un "lanzazo", donde el botín fue un teléfono celular, dio un radical giro cuando el autor del hecho revisó las imágenes y videos que almacenaba el dispositivo electrónico.

Como consignó el Ministerio Público a través de su página web, entre los elementos almacenados el sujeto encontró una importante cantidad archivos de alto contenido sexual, protagonizados por menores de edad. 

A raíz de eso, quien mantenía el celular en su poder se contactó con una ONG, lo que desencadenó una denuncia ante la justicia y las pericias para dar con el paradero del dueño del artículo, identificado como Claudio Toro.

Luego de las pericias, se logró determinar que eran cerca de 400 imágenes y videos donde aparecían menores de nacionalidad chilena, entre ellos la hija de la pareja del imputado.

Claudio Toro fue formalizado por los delitos de abuso sexual, producción y almacenamiento de material pornográfico infantil.

PUB/VJ