La Corte Suprema dejó sin efecto fallo absolutorio y determinó condenar por el delito de malversación de caudales públicos a dos oficiales en retiro del Ejército implicados en el robo de recursos en medio de la compra irregular de tanques Leopard.

Se trata de los oficiales en retiro Luis Iracabal Lobos y Gustavo Latorre Vásquez, a los que el máximo tribunal sentenció a la pena de 541 días, con el beneficio de la remisión condicional.

La resolución fue adoptada por la Segunda Sala de la Corte Suprema, luego de acoger el recurso de casación presentado en contra de la sentencia que había absuelto al ex director y ex gerente de las Fábricas y Maestranzas del Estado (Famae), con base en la figura de la prescripción de la acción penal.

La resolución del máximo tribunal establece que los ex oficiales son responsables de la sustracción, cada uno, de más de 298 mil dólares de los montos involucrados en la adquisición de 200 tanques Leopard I-V, en julio de 1998.

"Entre los años 1995 y julio de 1998, Iracabal Lobo y Latorre Vásquez, en su calidad de funcionarios públicos que tenían a su cargo caudales o efectos públicos y que se desempeñaban en los cargos de Director de FAMAE y Gerente Comercial de FAMAE, correspondiéndoles, en tal virtud, un rol fundamental en las negociaciones de adquisición de los 200 Tanques Leopard I-V, substrajeron la suma de US$ 298.120, 94 y US$ 298.090,94, respectivamente, hechos que constituyen el delito de malversación de caudales públicos”, sostiene el fallo de la Corte Suprema.

Respecto de la prescripción de la acción penal acogida en primera instancia y por la que se absolvió a ambos uniformados en retiro, el máximo tribunal establece que “cuando se inició la acción penal en contra de los condenados, no había transcurrido el plazo legal de 10 años previsto para este tipo de hechos".

PUB/CM