Los mandatarios de México, Colombia, Perú y Chile, los cuatro países que integran la Alianza del Pacífico, se reunirán esta semana en la ciudad de Frutillar para participar en la cita anual de este bloque de integración, a la que han sido invitados también los presidentes de Argentina y Costa Rica.

El argentino Mauricio Macri y el costarricense Luis Guillermo Solís participarán como invitados en la Cumbre Empresarial que se celebrará el 30 de junio en esa localidad, a 990 kilómetros al sur de Santiago.

Un día después tendrá lugar la Cumbre Presidencial, a la que asistirán el mexicano Enrique Peña Nieto, el colombiano Juan Manuel Santos, los peruanos Ollanta Humala (en ejercicio) y Pedro Pablo Kuczynski (electo) y la anfitriona de la reunión, la chilena Michelle Bachelet.

La cumbre de Frutillar marcará el inicio de la presidencia pro tempore de Chile de la Alianza del Pacifico, un proyecto de integración que posee una "institucionalidad ligera", ya que carece de una secretaría general.

Es por eso que cada año, el país que ejerce la presidencia pro tempore se encarga de dar seguimiento a los mandatos de las cumbres presidenciales.

Además de la cita de los mandatarios del 1 de julio, en la víspera se celebrará la Cumbre Empresarial, en la que participará medio millar de hombres y mujeres de negocios de México, Colombia, Chile, Perú, Argentina, Costa Rica y Brasil.

Ese día, además, habrá un Consejo de Ministros de la Alianza del Pacífico en el que participarán los ministros de Relaciones Exteriores y de Comercio.

En tanto, el día 29 se celebrará un Encuentro Ministerial de la Alianza del Pacífico y sus Estados Observadores en el que se abordarán los temas que conforman la cooperación entre ambos grupos: pymes, facilitación del comercio, innovación y educación.

De los países observadores, ya han confirmado su participación en la Cumbre Empresarial doce ministros y seis viceministros, además de los ministros de los países miembros.

Y para ultimar los detalles de la agenda y la declaración final de la Cumbre Presidencial, mañana martes habrá una reunión del Grupo de Alto Nivel, la "sala de máquinas" de la Alianza del Pacífico.

Chile considera que el futuro del bloque económico estará marcado por seguir profundizando en la integración entre los cuatros socios de la Alianza, porque el comercio intrarregional en la Alianza del Pacífico apenas alcanza el 4 % todavía.

"Esto pone de manifiesto la necesidad que hay de avanzar en este ámbito", señala el director general de Relaciones Económicas Internacionales, Andrés Rebolledo.

La implementación del protocolo comercial firmado recientemente y el desarme arancelario son retos concretos que los países miembros se marcan para el horizonte del año 2030.

Considerando que Chile tiene acuerdos bilaterales con los otros países que ya le garantizan bajos aranceles, su principal interés está en un aspecto del protocolo comercial: desplegar todo el potencial que supone la llamada "acumulación de origen".

Esto significa que a partir de ahora, las materias primas y los productos intermedios que se producen en cualquier de los cuatro países de la Alianza del Pacífico van a ser considerados como si fueran nacionales.

"Si en Chile quiero hacer jugo de piña y necesito pulpa, puedo comprarla en Colombia y vender el producto en México como si fuera un producto nacional, y acogerme a la rebaja arancelaria", pone como ejemplo Andrés Rebolledo.

"Una fibra sintética producida en Colombia se puede transformar en una tela en Perú y eso, en un vestido en Chile que se venda en México", sigue explicando. "Antes eso se podía hacer, pero había que pagar aranceles en todos lados".

La presidencia chilena de la Alianza también hará hincapié en la "nueva agenda", que abarca aspectos como la facilitación de comercio, las regulaciones, los aspectos aduaneros y, especialmente, la regulación del comercio exterior en el ámbito de la economía digital.

Además, como viene siendo habitual en la Alianza, habrá una agenda especifica dedicada a sectores como las pymes, las mujeres empresarias y los jóvenes emprendedores.

Junto con los aspectos internos, la otra gran área que acaparará la atención de la presidencia chilena es la proyección de la Alianza del Pacífico al exterior.

PUB/VJ