El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) denunció este miércoles el robo de un equipo  de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica de Chile, maquinaria que se encontraba instalada en el volcán San José, en la Región Metropolitana.

El equipo sustraído formaba parte de una estación repetidora perteneciente a la red del Observatorio Volcanológico de los Andes del Sur (OVDAS) y la gravedad del ilícito se relaciona con el perjuicio que puede provocar en la actualización de datos del imprescindible sistema de control que existe en nuestro país.

Al respecto, el director nacional del Sernageomin, Rodrigo Álvarez Seguel, manifestó que “el tema económico se puede recuperar, pero reinstalar el equipamiento obliga a esperar las condiciones ambientales propicias y también asumir las prioridades de volcanes que pueden estar con mayor actividad. Eso implica que el robo puede dejar temporalmente sin monitoreo a un volcán”.

En el mismo sentido agregó luego que “por eso hacemos un llamado a entender que estas instalaciones son bienes públicos, que ayudan a toda la comunidad, especialmente a la gente más vulnerable que merece saber cuál es la situación del volcán activo más cercano”.

Por su parte, el vulcanólogo Luis Lara explicó que “si se cae una estación de referencia en Llaima o Villarrica, podemos enviar personal durante el mismo día o el siguiente, pero no siempre tenemos la capacidad de implementar una solución rápida en lugares de difícil acceso. El volcán San José es uno de esos casos”.

Desde 2009 ha habido robos de equipamientos sismológicos y/o de transmisión de datos en los volcanes Chaitén, Callaqui, Copahue, San José, Irruputuncu, Láscar, Llaima (en el Láscar y Llaima en dos oportunidades).

PUB/NR