Un estudiante de peluquería, Osvaldo Zapata, fue violentamente agredido en razón de su orientación sexual por un chofer de la línea de buses Vía Láctea de Talcahuano, denunció el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

El joven, que además se desempeña como garzón para costear sus estudios, fue agredido cuando tomó un bus (placa patente DRFP-70) en las afueras del mal Plaza Trébol, su lugar de trabajo.

Luego de que el joven mostrará el pase el escolar, el chofer le consultó que estudiaba. Osvaldo respondió que peluquería, aclarando que venía de su trabajo, de hecho vestía su uniforme de garzón.

Fue en ese momento cuando comenzaron las ofensas en razón de la orientación sexual. “Ah el mariconcito es peluquero”, reaccionó el chofer.

El estudiante lo ignoró y tomó un asiento. Al pasar unos minutos, el joven informó al conductor su paradero, sin embargo el sujeto se negó a estacionar en reiteradas oportunidades y comenzó a agredir al joven con palabras del tipo “hueco” , “maricón”.

Cuando el joven logró bajar, le lanzó un reclamo al chofer acusándolo de mala atención y de agredir a pasajeros. Al caminar unos metros, y en forma sorpresiva, el joven se dio que cuenta de que el chofer se había bajado del bus. Acto seguido el chofer comenzó a decirle “maricón conchetumadre” y lo despojó de su cámara para evitar que grabara, golpeándolo con patadas en su rodilla, muslo y testículos. Sólo los pasajeros que intervinieron a favor del joven, evitaron un incidente mayor.

El chofer luego partió, y el joven llamó a carabineros, constatando lesiones en el Hospital Higueras, donde formalizó la denuncia por lo ocurrido.

En virtud de lo anterior, el Movilh envío este miércoles una carta a Vía Láctea repudiando el hecho y solicitando a la empresa “que adopte medidas inmediatas para sancionar al responsable, para ofrecer disculpas públicas al afectado y para que se capacite a todos los trabajadores en materia de igualdad y no discriminación, de manera de evitar nuevos abusos.”

En paralelo, el organismo evaluará las acciones legales o administrativas que sean necesarias para alcanzar justicia.

“Esta es una situación abusiva, de discriminación extrema, que como institución no toleraremos”, señaló el vocero de Movilh-Biobío, Esteban Guzmán.

PUB/CM