Para prevenir accidentes en playas y piscinas:


• No correr por el borde de la piscina.
• No bañarse en lugares prohibidos o cuando se indique bandera roja.
• No bañarse en zonas establecidas para deportes acuáticos o de navegación.
• No bañarse bajo los efectos del alcohol.
• No tirarse piqueros.
• Evitar juegos bruscos en playas y piscinas.
• Evitar realizar saltos desde alturas como árboles, miradores, roqueríos, etc.
• Usar chalecos salvavidas durante la navegación.
• Los niños siempre deben estar acompañados por una persona adulta en playas y piscinas.
• Instalar rejas o protecciones alrededor de las piscinas para controlar el ingreso de los niños.
 
Si la persona ya se accidentó:

·         No mover al accidentado hasta inmovilizar el cuello. Si esta inconsciente asumir que puede tener fractura cervical hasta que se demuestre lo contrario.
·         Siempre moverlo en bloque entre varias personas. 
·         Tranquilizarlo acompañándolo. 
·         Darle la información relevante. Es decir, qué se está haciendo, dónde irá etc. No corresponde emitir opiniones de diagnóstico al paciente en ese momento.

Este miércoles 6 de enero, Teletón y el Parque Metropolitano de Santiago iniciaron una campaña de prevención de accidentes en playas y piscinas, para informar y entregar recomendaciones a las familias respecto de las precauciones y autocuidado que pueden tomar durante estas vacaciones.
 
En Chile, hay más de dos millones de personas con algún tipo de discapacidad y se estima que casi el 8% de ellas ha sufrido algún tipo de accidente. Sólo los Institutos Teletón reciben unos 15 a 20 casos al año derivados de accidentes en piscinas, playas o ríos.
 
Al respecto, el Director del Instituto Teletón Santiago, Doctor Ricardo Eckardt, señaló que “más allá de los números, lo importante es considerar que un mal piquero o un episodio de asfixia por inmersión, puede cambiar la vida de una persona y su familia”.
 
En efecto, explica que un mal piquero puede producir lesiones en la columna que pueden derivar en Paraplejia (parálisis de la parte inferior del cuerpo) y Tetraplegia (parálisis total o parcial de brazos y piernas) o pérdida parcial de la movilidad. Igualmente las lesiones en la cabeza pueden generar daño cerebral, pérdida de habilidades motoras, problemas de lenguaje, entre otras.
 
Por ello, la institución recordó que un accidente en playas y piscinas se puede evitar tomando mínimas precauciones, como por ejemplo; no dejar solos a los niños alrededor de la piscina, evitar realizar juegos bruscos o correr alrededor de ella, así como también no realizar saltos desde alturas como árboles, miradores, roqueríos, tanto el lagos como en playas.
 
De hecho, según el profesional, “la recomendación médica es bien simple: no tirarse piqueros” pues se trata de accidentes que a diferencia de otros, se pueden prevenir.
 
Sin embargo, agrega que, si la persona ya se accidentó “es importanteinmovilizarel cuello como primera medida, por si se ha producido una fractura. Posteriormente, hay que moverlo en bloque entre varias personas y tranquilizarlo hasta que llegue la ayuda”.
 
Finalmente, la institución hizo un llamado a las familias a respetar las indicaciones de salvavidas y profesionales a cargo de lugares de recreación y tomar las precauciones indicadas para disfrutar de un verano seguro.

PUB/CM