En menos de cinco minutos el interno del módulo 103, Ramiro Sepúlveda, se devoró cuatro completos y con ello puso fin a la celebración del Día Nacional del Completo organizada por el Complejo Penitenciario de Valparaíso Gendarmería y la Escuela Juan Luis Vives.

El inusual concurso, efectuado en el módulo 106 del centro penal porteño, consistió en que dieciocho reclusos, tres de ellos mujeres del Centro Penitenciario Femenino, debieron comerse cuatro de estos populares sándwich en el menor tiempo posible. Así, cuando el reloj marcaba las 12:30, comenzó la actividad donde Sepúlveda no tuvo rivales. En tan solo 04:50 terminó con los hot dogs mientras sus compañeros hacían esfuerzo para terminar el tercero, e incluso algunos aún no lograban terminar el segundo.

Culminada la competencia el proclamado rey del completo se mostró contento con el triunfo alcanzado y recordó que cuando estaba en libertad se comía de 15 a 20 solo en el desayuno

“Cuando trabajaba en Yerbas Buenas pasaba a dejar a mi hija al colegio y después me sentaba tranquilamente (en la fuente de soda Sabronómico) como hasta las diez de la mañana. Me gastaba como 15 lucas en la mañana, en el puro desayuno; claro que en el día no comía hasta la noche. Eran como 15 a 20 completos diarios”. 

“Cuando éramos chicos íbamos al Sabronómico. Mi papá se pagaba, lo íbamos a esperar nosotros, y partíamos, era como una cávala. Incluso cuando quedaba algún pedazo yo se los quitaba (a mis hermanos)”, rememoró el joven de 33 años condenado por robo con violencia.    

Entre las mujeres participantes hubo consenso en que fue demasiado lo que se debía comer.

“Al mirar tanta comida junta como que fue demasiado, era mucha. Me gustan los completos, pero para el próximo año que sean sin mostaza”, comentó Katya Quilodrán.  

Por su parte el jefe de la unidad, coronel Tito Barriga, destacó que actividades recreativas como esta buscan modificar la rutina de las unidades y entregar un rato de sana recreación a la población penal.

“Siempre estamos buscando y generando distinto tipo de actividades que logren romper con la rutina propia de un recinto penitenciario. Muchas veces se presentan grupos musicales u obras de teatro, como ocurrió esta semana. Con esta iniciativa quisimos lograr que un grupo de internos también pudiese ser parte de este día del completo que se ha hecho tan popular”, cerró.

PUB/VJ