Personal de Carabineros inició durante este lunes las pericias para determinar las circunstancias que llevaron a que un menor de dos años -e identificado como Lucas Antonio Cádiz Reyes- cayera al interior de una piscina y posteriormente falleciera.

Fue una hermana de la víctima quien se percató de la situación, tras ver el cuerpo flotando en la alberca de la casa donde la familia se encontraba de vacaciones, vivienda emplazada en Pucón.

La niña de 11 años comenzó a gritar, hecho que llamó la atención de la familia que había salido en búsqueda del bebé en el sector.

Como consignó  24Horas, hasta el lugar llegó personal de salud que inició las maniobras para salvar la vida del pequeño, aunque finalmente falleció.

El inmueble donde perdió la vida el menor fue arrendado por la temporada.

PUB/VJ