Un par de meses luego de ocurrido el asesinato de Werner Luchsinger y Vivianne Mackay en enero de 2013, la Policía de Investigaciones (PDI) y Ministerio Público obtuvieron una versión detallada de lo que habría ocurrido en el ataque incendiario al Fundo Lumahue en Vilcún.

La declaración, a la que tuvo acceso exclusivo Publimetro, es parte de la carpeta de investigación del caso aunque no fue considerada por la Fiscalía en la acusación que presentó el 26 de agosto pasado (invalidada tras la reapertura de la investigación).

En esta, una mujer que declaró de forma voluntaria y que solicitó su reserva de identidad, se ubica en el fundo de los Linconao dos días antes al ataque, y asegura haber visto los preparativos del suceso mientras buscaba un animal que se le había perdido.

Entre los nombres que entrega la testigo, las únicas personas incluidas que han sido formalizadas y/o sentenciadas son Francisca Linconao, aunque esta vez no como responsable directa del atentado, y Celestino Córdova, único condenado hasta el momento. Los otros diez formalizados, incluso José Peralino cuyo testimonio es clave para la Fiscalía, no son mencionados en el testimonio.

“Observé a un grupo que caminaba en fila saliendo de la casa de la machi Francisca Linconao (…) eran unas 15 personas. Los reconocí porque son vecinos del sector”, relató.

“Al acercarme a ellos me di cuenta que era una rogativa, la que era dirigida por Celestino, quien pedía y hacía oraciones para que les fuera bien en algo que planeaban”, indica.

Y agrega: “Después habló otra persona, al que no conocí. Quien en mapudungun les dijo que iban a entrar y salir sin mirar atrás, que iban a quemar a los viejos, refiriéndose a los Luchsinger”.

Según habría oído, “iban a avanzar por el cerro Rahue y los otros peñis llegarían en camioneta, y que todos entrarían sin mirar atrás (…) No escuché decir a qué lugar iban, sólo que se trataba de los viejos y los Luchsinger”, advirtió.

“Después supe por la noticias del siniestro, lo que me hizo pensar que estas personas habían participado”, aseveró la testigo.

Luego la mujer describe la conversación con un vecino, quien habría observado cuatro horas antes del atentado a un grupo de comuneros que ”caminaban en fila, vestían de negro y llevaban unos bultos que parecían armas”.

Según continúa la mujer, uno de ellos lo habría invitado “para que los acompañara ya que los otros iban a efectuar un atentado a los Luchsinger por la muerte de Matias Catrileo”.

“Vieron cuando iniciado el fuego en la casa de los Luchsinger el grupo llegó corriendo de regreso al cerro”, mientras otros involucrados se habrían ido por el fundo Santa Margarita, señaló.

El vecino también “escuchó que un hombre venía gritando y que lo traían al hombro con dos heridas de bala (…) y le explicaron que habían dejado a Celestino atrás porque era muy grande y gordo para poder cargarlo”, agregó.

Consultados por esta versión, fuentes del Ministerio Público local dijeron a Publimetro “que esta línea, como otras, se investigó y se agotó”, ya que no se pudieron obtener antecedentes que permitieran iniciar formalizaciones.

La Defensoría Penal Mapuche, en tanto, aseguró a esta redacción que en diversas audiencias solicitaron se revelara la identidad de la testigo, pero esto fue siempre negado por el Ministerio Público. Sin embargo, indicaron que para la audiencia de preparación de juicio oral -aún sin fecha- reiterarán la petición.