Con cuatro detenidas, todas integrantes de la mesa del espacio de memorias Londres 38, culminó la acción de denuncia de la impunidad, la falta de verdad y justicia ante los 1.132 casos de detenidos desaparecidos durante la dictadura cívico militar.

La acción consistió en el teñido de rojo de las piscinas en el frontis de La Moneda y el lanzamiento de gorras militares, en el marco de la conmemoración del Día del Detenido Desaparecido.

Los sus voceros de Londres 38 responsabilizaron al Congreso por los intentos de excarcelar a los represores de Punta Peuco, con la excusa de que éstos están ancianos y enfermos.

Al mismo tiempo, el sitio de memoria acusó a los tribunales de rebajar sentencias y otorgar libertad condicional a condenados por crímenes de lesa humanidad, al mismo tiempo que se mantienen ex agentes prófugos sin cumplir las sentencias dictadas por la Corte Suprema, como es el caso del ex jefe de la DINA Ricardo Lawrence Mires.

PUB/NL