Un éxito rotundo fue la batalla campal que se vivió en el Valle del Sol de la comuna de Quillón (Región del Biobío), en el marco de la sexta versión de La Guerra del Tomate, sin duda la ya tradicional actividad veraniega más esperada por los habitantes y visitantes de esa comuna de la Provincia de Ñuble.

La fiesta comenzó con el depósito, en la medialuna del sector La Esparraguera, de 100 toneladas del fruto estrella de Quillón, a lo que le siguió el ingreso al recinto de unas 15 mil personas (combatientes y espectadores), que luego de la batalla resultaron por igual con más de un tomatazo encima. Nadie se salvó.

Para antes de comenzar la batalla del tomate, se tenía previsto que Salomón y Tutu Tutu pusieran la cuota de humor, en su primer reencuentro oficial con el público. Sin embargo, la efervescencia de la gente fue tal que ingresaron de inmediato al ruedo y bajaron a tomatazos a los artistas del escenario.

“Espectacular esta Guerra del Tomate. Lo que nos pasó es parte del juego, de la efervescencia que produce este tipo de actividades, pero ¡Súper bien! Estamos bastante contentos. La idea era que quedara la embarrada y la meta está cumplida. Quillón se posicionó como Trending Topic, y la idea es que la ciudad resalte. Y así fue”, aseguró Pablo Zamora, quien encarna al mítico y deslenguado Profesor Salomón.

Ya desatada la guerra, fue posible ver en la medialuna a cientos de personas lanzando tomates a destajo. Pero el blanco de todos los tiradores fue Ignacio Lagos, oriundo de Quillón, quien en su sexta participación no quiso desteñir y entró vestido de terno y corbata.

“Entré con terno para marcar la diferencia. Encontré que era una forma distinta de enfrentar la Guerra del Tomate, en años anteriores entraba con la misma ropa y ahora quise innovar. El terno lo saqué escondido de mi mamá, así que cuando se enteré no le va a gustar”, bromeó.

Al final, el alcalde Alberto Gyhra hizo un más que positivo balance de la fiesta ciudadana. “Un día más fantástico en Quillón, con miles y miles de personas que lo pasaron estupendamente bien. Quiero desafiar a alguien para que me diga si en Chile hay una comuna más entretenida que Quillón para pasar el verano. Ha sido un éxito excepcional, miles de personas todos los días, bailando, cantando, riéndose; con todos los espectáculos que ponemos a su disposición y de manera totalmente gratuita”.


PUB / DIG