El pasado 4 de marzo entró en vigencia el decreto de Accesibilidad Universal que modifica la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, el que regula los estándares de diseño y construcción en todo el territorio nacional. Con esto, se establecen nuevos estándares de accesibilidad universal para personas en situación de discapacidad en las nuevas edificaciones del sector público, además de fijar un plazo máximo de tres años para las edificaciones antiguas.

La nueva normativa establece el concepto de una Ruta Accesible, aplicable como un concepto estructural de edificación en edificios públicos o en aquellos que presten un servicio a al comunidad como teatros, estadios, centros comerciales, entre otros. También para espacios públicos como plazas, parque, pasarelas o centros cívicos. 

La ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball, destaca el importante avance que esto significa para la población en situación de discapacidad del país y declara a Publimetro que esta nueva ordenanza “considera la accesibilidad como una Ruta Accesible, lo que significa que la persona no solo pueda ingresar a un edificio o recinto deportivo, sino que, además, pueda desplazarse de una manera segura por todo el recinto”. 

La autoridad del Minvu agrega que con este avance se busca “reconocer que el 13% de chilenos que viven con discapacidad tienen iguales derechos que los demás, y que el 40% de los que tienen movilidad reducida puedan desplazarse al interior de la ciudad”. 

El director del Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), Daniel Concha, destaca que este es “un tremendo logro que costó muchos años”. A su juicio, este sustantivo avance tendrá un impacto profundo en el desplazamiento y la calidad de vida de este grupo de chilenos, ya que no sólo genera condiciones de accesibilidad universal, sino que también “consagra estas condiciones en los espacios públicos exteriores”. 

Cifras de Senadis plantean que al menos un 30% de los edificios públicos presenta puntos críticos de accesibilidad y que un 40% requerida adecuaciones razonables. Estos índices deberán superarse antes del 3 de marzo de 2019. “Desde hoy los permisos de edificación deben incorporar un plano y una memoria de accesibilidad, de manera de constatar la aplicación de estos estándares de accesibilidad universal”, acota Concha.