Intensas negociaciones se realizan esta tarde entre Carabineros y los trabajadores del sector público que este miércoles se tomaron el mítico Chiflón del Diablo en Lota. Según radio Bío Bío, los manifestantes dijeron tener tres cargas de explosivos. 

De acuerdo a los reportes de la radioemisora, los ocupantes de la mina, que hoy es un atractivo turístico, amenazaron con hacer explotar las cargas en caso de que los efectivos policiales procedan a desalojarlos, como se planificaba esta tarde. 

De hecho, según estas versiones, miembros de las Fuerzas Especiales e incluso el alcalde de Lota, Mauricio Velásquez, llegaron hasta el lugar con el fin de dialogar con los 10 dirigentes de la Fenats y de la Confusam que se tomaron la ex mina. 

De acuerdo a estas informaciones, se interrumpió el suministro eléctrico en el recinto, lo que habría afectado el sistema de ventilación. Producto de esto, uno de los manifestantes se encontraría lesionado por deficiencia respiratoria. 

Mientras en el interior de la ex mina se encuentran unos 10 dirigentes de ambos gremios, en el exterior se instalaron decenas de trabajadores que bloquearon el acceso con cadenas y candados. 

La dramática acción de los trabajadores se enmarca en el paro del sector público y en las demandas por un reajuste superior al 3,2% que ofrece el Gobierno y que es rechazado rotundamente por los gremios. 

PUB/CM