Un posible error humano. Esa es la tesis que maneja el Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar), encargada de investigar las condiciones en las que se produjo el trágico choque entre un vehículo y un tren que circulaba este domingo por San Javier, en la Región del Maule y que dejó fallecidos a siete de los ocho pasajeros del vehículo menor.

Una de las líneas de investigación que está barajando el Ministerio Público, es un posible descuido del conductor, Luis González, quien transportaba a cuatro menores y tres adultos en su vehículo. 

En ese sentido, el equipo liderado por la fiscal Viviana González trabaja en la tesis que el conductor habría perdido la visión de uno de sus costados a causa de la gran cantidad de niños que viajaban en el vehículo. 

Sin embargo, tampoco descartan presencia del alcohol y esa sería otra de las líneas de investigación. 

De hecho, gracias al trabajo del Servicio Médico Legal (SML), el Ministerio Público buscará identificar si es que hay o no rastros de consumo de bebidas alcohólicas en el cuerpo del conductor. 

“Eso no lo sabemos, nosotros sacamos las muestras, las mandamos a un laboratorio y posteriormente ellos emiten un informe que nosotros despachamos a la Fiscalía y esta determinará si eventualmente venía o no bajo la influencia del alcohol”, afirmó a la prensa Alejandro Cataldo, jefe de Tanatología del Servicio Médico de Talca. 

El sobreviviente

Por otra parte, Maikol González (6), el único niño sobreviviente de la tragedia, se mantiene internado en el Hospital de Talca en riesgo vital.

“Fue internado en la UCI pedriátrica del hospital donde se encuentran aplicado todas las medidas para la estabilización. Persiste sí, con un cuadro de riesgo vital importante y esperamos todos que pueda recuperarse”, afirmó el doctor Alfredo Donoso, encargado de monitorear la salud del menor. 

Cabe recordar que los fallecidos son Verónica Yáñez (67), María Luisa Fernández Ubal (19), Agustín González Bernal (8), Michael González Bernal (6), Facundo González Bernal (2) y el conductor del auto Luis González Ubal.

PUB/JLM