El monitoreo constante y la activación de un plan de contingencia permitieron que el Transantiago funcionara con relativa normalidad y registrara sólo incidentes menores en el Día del Joven Combatiente, esto según afirmó la Dirección de Transporte Público Metropolitano (DTPM). 

“Gracias al plan de contingencia, la colaboración de Carabineros, las empresas concesionarias y sus conductores, este año podemos decir que los incidentes fueron bastante menores que en años pasado", afirmó Guillermo Muñoz, director de DTPM. 

"No obstante, creemos que este tipo de conmemoraciones no debería afectar en nada al sistema de transporte público y menos aún a sus usuarios”, añadió. 

Explicó que para resguardar la seguridad de los usuarios y conductores, se aplicó un total de 80 desvíos en diversos puntos de la ciudad y alrededor de las 21:30 horas y de manera progresiva, comenzó la suspensión de cerca de los 70 servicios más expuestos, debido a la existencia de barricadas y ataques en diferentes puntos de la capital. Finalmente, cerca de las 05:30 horas de este miércoles la operación completa del sistema retomó su funcionamiento habitual en toda la ciudad.

Además, las empresas de transporte informaron que durante los incidentes de esta madrugada tres operadores resultaron con lesiones leves, y a diferencia de años anteriores, no se registró ningún bus quemado. 

PUB/SVM