Subus, una de las principales empresas operadoras del Transantiago, y que informó pérdidas por 26.514 millones de pesos a la Superintendencia de Valores y Seguros en 2015, se acogió este viernes a la nueva ley de reorganización y liquidación de empresas en el 17° Juzgado Civil de Santiago.

La firma, que opera los recorridos 200 del Transantiago, busca así iniciar un proceso que le permita superar la compleja situación financiera en que se encuentra, reorganizando activos y pasivos mientras busca llegar a acuerdos con sus acreededores.

Para el diputado RN y miembro de la comisión de transportes, Leopoldo Pérez, es necesario que las autoridades anuncien cuáles serán las medidas al respecto, y que el Gobierno deberá designar a un administrador provisional.

"Pediré que vaya a la comisión el señor ministro a explicar cuáles son los pasos a seguir con el caso Subus y con el tema Alsacia, que son dos empresas que están en falencia económica reiterada", expuso el parlamentario.

"Yo creo que si entran en insolvencia no van a poder seguir operando, a menos que el Estado nombre un administrador provisional y se tenga que seguir poniendo más dinero de todos los chilenos, porque en estricto rigor legal, Subus, con esta declaratoria, automáticamente debiera perder la concesión", añadió.

PUB/FR