Así lo indicó el titular de esa cartera, Andrés Gómez-Lobo, quien dio a conocer el próximo ingreso de una iniciativa que contempla 14 medidas para desincentivar el uso del automóvil.

La tendencia mundial que están empujando hace ya varios años los países desarrollados es a desincentivar el uso del automóvil, a través del fortalecimiento de los sistemas de transporte público y la construcción de infraestructura para medios no motorizados como la bicicleta. 

Santiago avanza en esa línea, y en este contexto, el ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, junto a otras autoridades de Gobierno y expertos, participaron del seminario “Infraestructura para la movilidad urbana en Chile”, organizado por el Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI). 

En la cita, el secretario de Estado declaró que “tener ciudades más amigables requiere de soluciones integrales, como una adecuada planificación urbana, tener la infraestructura requerida, y también una política de transporte clara con una buena cultura urbana”.

En esa línea, hizo mención al desincentivo del uso del auto como una de las grandes necesidades de nuestras ciudades. “El gran desafío que hoy enfrentamos es la congestión”, aseveró, y recordó la restricción permanente a catalíticos que operaría a partir del próximo año en todo el país, entre otras medidas.

Gómez-Lobo también anunció que esa cartera tienen la intención de avanzar en esta materia con la “presentación de un proyecto de ley de Pro Movilidad Urbana, un plan que contempla 14 medidas, como por ejemplo la disminución de los estacionamientos en superficie”. 

El intendente metropolitano, Claudio Orrego, en declaraciones recogidas del diario La Segunda, plantea que “el centro está saturado de autos y las cosas que se están haciendo (para redistribuir el espacio público de manera más equitativa) se vienen haciendo desde la época de Patricio Mekis (alcade de Santiago en la década de los 70’s).  

Si bien no hay mayores detalles de este proyecto de ley, la supresión de estacionamientos es un tema que genera controversia. Desde el movimiento Automovilistas Unidos de Chile, Claudio Argote señala que esa organización ha planteado “que estamos dispuestos a dejar el auto en casa, pero sólo si hay mejoras sustanciales en el sistema de transporte público, porque no pueden pretender que dejemos el vehículo para usar el transporte en las condiciones que hoy está”.

Sobre la eliminación de estacionamientos en superficie, el dirigente muestra su desacuerdo. “No estamos de acuerdo porque es un derecho que tenemos como ciudadanos, ya que si pagamos un permiso de circulación para poder desplazarme en una calle, también tenemos derecho a estacionarnos en calles secundarias. Si puedo circular pero no tengo donde estacionarlo es una inconsistencia”. 

El decano de la Facultad de Arquitectura de la UDD y consejero del CPI, Pablo Allard, participó del seminario y respecto de la eliminación de estacionamientos señala a Publimetro que “en zonas de alta congestión claramente es recomendable encarecer y reducir la oferta de estacionamientos, pero siempre que haya una buena oferta de transporte público”. 

Consultado si es que hoy se dan esas condiciones, señala que “en comunas como Santiago Centro lo están haciendo con el Plan Centro y los resultados han sido positivos, obviamente derivando esos autos a estacionamientos pagados que en la medida que vayan siendo más escasos aumentarán sus tarifas. El sector de El Golf, en Apoquindo, también cuenta con estas condiciones, al igual que algunos sectores de Providencia”. 

Leonardo Basso, ingeniero en Transportes y académico de la Universidad de Chile, plantea una analogía que le enseño un profesor: “los estacionamientos son a los automovilistas como el queso a los ratones. Y está bien comprobado que los estacionamientos inducen el tráfico”. 

“Otro tema tiene que ver con una distribución del espacio de superficie y la inequidad que hoy existe, porque ese espacio podría ser utilizado por peatones, que realizan la mitad de los viajes en la ciudad, o a los ciclistas”, agrega. “Con estacionamientos no sólo atraes autos: además, los conductores que buscan estacionamiento se comportan de una manera que genera mucha más congestión”.