La madrugada de este viernes finalizó la protesta que mantenía a cerca de 40 ex trabajadores de la mina de carbón Santa Ana a 320 metros bajo tierra, y a 600 metros del ingreso del yacimiento.

Los trabajadores protestaban por el incumplimiento en una serie de acuerdos suscritos con el gobierno en agosto de 2015, que contemplaban pensiones de gracia y ayudas sociales para un total de 183 trabajadores.

Según dio cuenta Cooperativa la noche de este jueves, los dirigentes anunciaron un principio de acuerdo, el que fue confirmado en horas de la madrugada de este viernes.

Luis Chandía, presidente del sindicato de trabajadores de la mina Santa Ana, indicó que "De cierta forma hay un grado de satisfacción porque ya que se cumpla algo que no se estaba haciendo es un progreso”. Aunque no desconoció que la incertidumbre persiste entre los trabajadores "porque así como se incumplió, quién nos asegura que no se vuelva a incumplir”.

Uno de los puntos centrales de la movilización era el relativo a la continuidad laboral del yacimiento Santa Ana. Al respecto Chandía precisó que "ellos pusieron a disposición un equipo técnico para asesorías y trabajar en conjunto con nosotros para ver la posibilidad de volver a echar a andar esta mina de carbón”.

Por su parte, el seremi de Gobierno de Bío-Bío, Enrique Inostroza, informó que cumplirán con lo comprometido por el Gobierno en agosto de 2015, precisando que en lo relativo a las ayudas sociales pendientes "al día de hoy está totalmente cumplida".

El Gobierno también colaborará en asesorar a los ex trabajadores que cumplan con los requisitos que establece la ley para optar a pensiones de gracia, para que la obtengan.

Se fijo una reunión para el próximo 24 de marzo, momento en que se definirá qué pasará con los bienes de la mina y se evaluará la viabilidad de que los propios trabajadores hagan funcionar el yacimiento.

PUB/NR