La defensa del sacerdote John O'Reilly presentó un escrito ante la Corte de Apelaciones que busca dejar sin efecto el decreto de expulsión que pesa sobre el religioso y emanado desde el Ministerio del Interior.

De acuerdo a lo consignado por El Mercurio, desde el equipo jurídico señalaron que su defendido cuando recibió la condena en 2014 por el delito de abusos sexuales -cuatro años y un día de libertad vigilada- aún era ciudadano chileno, condición que frenaría su salida.

Precisamente, su nacionalidad por gracia le fue revocada el 14 de abril de 2015, solo cinco meses después que el fallo fuera ejecutoriado.

Entre los puntos que los documentos oficiales señalan para argumentar esta expulsión se indica que "como extranjero había incurrido en la comisión de delitos que afectaron bienes jurídicos de interés colectivo".

Ahora, el tribunal de alzada tras acoger a tramitación el texto remitió los antecedentes al Ministerio del Interior y el Departamento de Extranjería. 

PUB/VJ