El Segundo Tribunal Ambiental de Santiago admitió a trámite la reclamación presentada por la Corporación de Desarrollo y Protección del Lago Rapel (Codepra), para dejar sin efecto la resolución que rechazó la solicitud para invalidar la instalación del plantel de cerdos de la empresa Max Agro en las cercanías del lago Rapel

La instancia otorgó además un plazo de diez días hábiles para que la comisión ambiental de O´Higgins emita un informe respecto de los detalles del proceso que concluyó con el rechazo de la solicitud de invalidez de la Resolución de Calificación Ambiental del plantel de cerdos. 

Cabe recordar que, en una controvertida sesión del pasado lunes 18 de enero, la Comisión Ambiental de O´Higgins rechazó el requerimiento de Codepra que buscaba detener la instalación de un criadero de 93.500 cerdos, a raíz de los perjuicios que podría ocasionar en una zona ya saturada por los malos olores provocados por la actividad de los planteles colindantes. 

La votación fue definida por el ex Intendente de O´Higgins, Juan Ramón Godoy, a quien se le solicitó la renuncia el 4 de marzo pasado, en medio de rumores sobre posibles presiones indebidas para rechazar la solicitud de invalidación del proyecto. 

Camila Contesse, abogada de GreenlandChile y representante de Codepra, indicó que este paso es relevante, ya que permite “proceder a la discusión ante un órgano jurisdiccional de las inconsistencias jurídicas y técnicas que llevaron a la aprobación de un proyecto claramente inviable”. 

Además, añadió que “de ejecutarse, podría ahondar en la ya desmejorada situación en la que se encuentran los habitantes del sector cercano al Lago Rapel producto de los malos olores provenientes de la industria agropecuaria”. 

Proyecto
Según explica la ficha técnica del proyecto “Plantel de cerdos Quebrada Honda” en la página web del SEA el objetivo de la construcción es “la operación de un plantel de crianza de cerdos, con una capacidad de albergue del orden de 93 mil 500 cerdos en ciclo completo, destinados para la producción de productos cárnicos”.Según Max Agro el plantel contará con medidas de control para prevenir la emisión y dispersión de los malos olores desde sus instalaciones, además de tres biodigestores anaeróbicos, sistemas de evacuación y aplicación, dos piscinas de acumulación de emergencia y barrera arbórea, que consistirá en la plantación de eucaliptus. Asimismo, se prohibirá la caza o captura de fauna nativa, de corte o extracción de leña y de flora nativa.