En el último trámite de la reforma laboral, el Tribunal Constitucional eliminó el concepto de "sindicato" en uno de los artículos del polémico proyecto que fue sometido dos veces al escrutinio del TC, con lo cual todas sus disposiciones quedaron "alineadas". 

Se trata del artículo 402 sobre "reclamación de la determinación de las empresas sin derecho a huelga", que establecía que "el reclamo se deducirá por la empresa o el o los sindicatos afectados ante la Corte de Apelaciones". 

De esa forma, "el o los afectados" podrán recurrir ante la respectiva Corte de Apelaciones en caso de que no haya acuerdo en torno a quien puede tener el derecho a negociar colectivamente y a recibir los beneficios de la negociación colectiva. 

El 14 de julio, el TC había declarado ajustado a la Carta Fundamental el documento final de la reforma laboral; esto, luego de que la oposición recurriera al TC tras el veto enviado por la Presidenta Michelle Bachelet. 

La oposición recurrió al TC acusando desacato del gobierno porque al presentar el veto presidencial se suprimían pactos de adaptabilidad y quórum para negociar. El TC declaró inadmisible el requerimiento por un problema de plazos en los trámites. 

En ese entonces, la Mandataria instruyó tramitar un veto, renunciando así a la titularidad sindical que consagraba a los sindicatos como la única instancia de negociación entre empleadores y trabajadores. También dejó sin efecto un nuevo quórum que elevaba el número de trabajadores necesarios para la negociación. 

La tramitación de la reforma laboral fue larga y pasó varias veces por el TC. La primera vez declaró inconstitucionales la extensión de beneficios vía filiación y la titularidad sindical. 

El Ministerio del Trabajo señaló  que el proyecto de ley "estará en condiciones de ser promulgado y publicado, el que entrará en vigencia luego de seis meses".

PUB/CF