La Fiscalía podría verse forzada a renunciar a los testigos que iba a presentar en el juicio que se inició hoy por el ataque al retén de Carabineros de Chol Chol, luego que el Tribunal Oral de Angol rechazara el uso de biombo para la comparecencia de testigos.

El fiscal de alta complejidad, Cristian Voullieme, explicó que se trata de 16 personas, algunas de ellas de la etnia mapuche, quienes habrían manifestado sentir temor de entregar su testimonio a la vista del público y los acusados.

“Son testigos civiles que en el fondo se encontraban en la vía pública y vieron los hechos por encontrarse en esos lugares.  O incluso uno de ellos estaba dentro de una camioneta que fue atacada y ni siquiera en ese contexto fue autorizado el biombo”, señaló Voullieme.

Frente a la negativa de los jueces, en la primera jornada, la Fiscalía optó por no presentar a sus testigos y podría verse obligada a renunciar a esa prueba si el tribunal no modifica su decisión, aseguró el fiscal.

“Tenemos que resguardar su integridad física y no podemos arriesgarnos a que con posterioridad sean objeto de ataques personales al ser reconocidos. Eventualmente podríamos perder esos testigos y derechamente tener que renunciar a rendir la prueba de la Fiscalía”, argumentó.

Esta situación ocurre durante la primera jornada del juicio oral contra Daniel Melinao, Juan Pablo Licán y Elisa Rojas, comuneros acusados de atacar con bombas molotov un reten de la policia uniformada en Chol Chol.  

PUB/SVM