Antes de la formalización en ausencia del prófugo de la justicia, Rafael Garay, el 7° Juzgado de Garantía de Santiago se declaró incompetente de conocer el caso y resolvió remitir todos los antecedentes al Tercer Tribunal de primera instancia. 

La razón sería que el presunto delito se ejecutó en las oficinas de Think & Co en Bellavista 186, por lo que el 7° juzgado no tendría jurisdicción sobre ese territorio, derivándolo al correspondiente juzgado. La solicitud fue realizada por el fiscal centro norte, José Morales, quien además desestimó seguir indagando al ingeniero comercial por el delito de apropiación indebida, por lo que todo el proceso judicial se sustanciará en base a la estafa que se estima cercana a los 2 mil millones de pesos. 

Cabe recordar que Garay abandonó el país a mediados de septiembre asegurando que se trataría un presunto cáncer en Francia. Tras declararse incluso una presunta desgracia, se descubrió que el último paradero de la figura televisiva habría sido Rumania, lugar en que pidió al consulado un certificado de soltería. 

Junto con ello se emitió una alerta roja de interpol ya que Garay habría huido del país producto de una estafa de tipo piramidal que habría realizado mediante su compañía de inversiones. El último antecedente habría sido una carta presuntamente enviada por el ex catedrático de varias universidades en que se defendió de las acusaciones en su contra.