La noche del jueves un guardia resultó herido al tratar de impedir que una banda protagonizara un “turbazo” en un supermercado de Quilpué. Este caso se suma a otros hechos de similares características que han afectado a varios recintos comerciales, en especial de la Región de Valparaíso.

El nuevo "métedo" hace referencia a los ataques de grupos de personas que arremeten contra un local y, aprovechando su número, roban gran volumen de mercancía en un breve tiempo. 

En los últimos dos meses se han reportado varios ataques de este tipo en Valparaíso, Concepción y Santiago. El más llamativo, el registrado el pasado 19 de julio en el Metro del puerto, donde 36 personas entre ellos varios menores de edad, ingresaron a los vagones con el fin de intimidar y robar a los usuarios.

La proliferación de este delito consiguió la atención del senador por la región de Valparaíso, Francisco Chahuán, quien anunció la presentación de un proyecto de ley para modificar el artículo 436 del Código Penal, con el fin de tipificar el delito de robo en grupo o pandilla.

El integrante de la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados, Gonzalo Fuenzalida (RN), afirmó a Publimetro que sin duda este un delito nuevo y que, al igual que los portonazos y el robo de cajeros automáticos, demuestra que los “delincuentes son innovadores”.

“Esta es una nueva forma de robar que se logra hacer de manera rápida, es difícil de detener y de alguna manera facilita la comisión de los delitos”, puntualiza el diputado, quien reconoce que actualmente hay bandas organizadas que se dedican a cometer estos ilícitos.

“Estas son bandas, no son cientos de bandas, son pocas, no deben ser más de 20 que están operando cometiendo la mayoría de estos delitos y esto tarde o temprano se va a ir investigando, se va a ir dando con ellos”.

“Seguramente estas bandas van a mudar a otro tipo de delito”, acota el parlamentario, quien afirma que gracias a los cambios de la llamada agenda corta antidelincuencia las policías tienen más facultades para investigar a estos grupos y desarticularlos.

“Son delitos que son fáciles y rápidos de producir, difíciles de detener y fácil de huir, más cuando la policía y el comercio no están preparados para enfrentarlos”, manifiesta.

“Alta preocupación”

Por su parte, el alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, reconoció a Publimetro que esta nueva modalidad es “de alta preocupación para la comuna” y que indudablemente ha afectado de manera significativa al comercio de la ciudad.

“Valparaíso sigue teniendo, lamentablemente, una gran cantidad de cosas que se incorporan y que se desarrollan rápidamente en materia de seguridad de las personas”.

Castro plantea que calle Victoria y calle Esmeralda, son los puntos más afectados en su comuna “por los distintos actos delictuales y ahora también por los turbazos”.

Por lo mismo, realiza un llamado “no sólo a la preocupación sino a la acción de colaborar con las policías y quienes coordinan para procurar que este tipo de actos no prosperen y podamos tener una ciudad que tenga seguridad”.

“Estamos todos trabajando para poder  evitar que este tipo de actos no tengan la connotación de afectar a la comunidad porteña”, sentencia.  

PUB/NL