Terremotos, aluviones y erupciones volcánicas son parte del acontecer cotidiano en distintos puntos de todo el territorio nacional y tienen un impacto geográfico y psicosocial, pero también económico, en cuanto se invierten importantes cantidades de recursos públicos en los procesos posteriores a los desastres naturales. Es por ello que la gestión del riesgo y el manejo de la prevención de los efectos nocivos de estos eventos debe ser un ámbito estratégico y una política de Estado.

Por ello, como una manera de continuar y potenciar la labor de poner al servicio de la población los conocimientos y experiencias de la U. de Chile respecto a un fenómeno trascendental en nuestro país como son los desastres naturales, es que la Casa de Bello lanzará este viernes 5 de agosto el Programa de Reducción de Riesgo de Desastres (Citrid).

Es así como con la creación de este Programa se espera que al igual que en el ámbito astronómico, donde Chile es uno de los países con los mejores cielos para las observaciones astronómicas, motivo por el cual se han instalado proyectos como el Observatorio ALMA; que el estudio de la gestión de los desastres naturales sea también un eje fundamental de nuestro país a partir de su constitución de “laboratorio” natural para investigar y monitorear los más diversos tipos de desastres, continuando así con el trabajo realizado por organismos como el Centro Sismológico Nacional y otros proyectos de la Casa de Bello relacionados a los desastres.

“Este es un esfuerzo de trabajo transdisciplinario de académicos de la Universidad de Chile, que busca poner al servicio de nuestro país el conocimiento y la investigación necesarios para la generación de más y mejores políticas públicas que puedan enfrentar integralmente los desastres socionaturales y las consecuencias que estos generan en nuestra geografía, infraestructura y, sobre todo, en nuestra gente.”,señaló el Rector de la U. de Chile Ennio Vivaldi.

Es así como sismólogos, climatólogos, médicos, psicólogos, geógrafos, economistas y arquitectos de la U. de Chile estarán a cargo de promover la docencia, formación, coordinación, investigación y divulgación de los saberes y prácticas para la reducción de los riesgos de este tipo de eventos, en directa coordinación con las instituciones públicas desde esta plataforma transdisciplinaria, que conlleva también una vinculación con los conocimientos locales de las comunidades para generar la reducción de los riesgos ante los desastres en las etapas de prevención, mitigación, respuesta, recuperación y reconstrucción.

Sobre este punto, el vicerrector de Investigación y Desarrollo, Flavio Salazar, detalló “que estamos aportando desde la Universidad la investigación científica que permita a los tomadores de decisiones tener la información que corresponde, procesada de forma tal que les permita establecer políticas públicas basadas en la evidencia”, agregando que este tipo de iniciativas “se inserta dentro de una visión de la Universidad de promover el abordaje de problemas de interés nacional desde un contexto transdiscipliario”.

Para Jaime Campos, académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas y director del Citrid, este programa responde a dos temas pendientes y fundamentales. “Primero, aporta saberes y conocimiento científico-técnico a la política pública en gestión de riesgos socionaturales, por lo que nace para trabajar junto y para las instituciones del Estado encargadas del tema. Segundo, se plantea como un nuevo enfoque para estudiar y hacer ciencia en temas de riesgos socionaturales, donde los aportes de distintas disciplinas se ponen al servicio de la reducción de los desastres”.

Citrid ya posee vínculos y convenios de trabajo con organismos como la Onemi y el MOP, evidenciando que uno de sus ejes fundamentales desarrollados por los académicos que integrarán esta iniciativa, es la relación con las instituciones públicas pertinentes a este ámbito.

PUB/SVM