Lo último que se supo del padrastro de la maratonista Érika Olivera es que había viajado a Argentina, tras las acusaciones que hizo la deportista por abusos sexuales por parte de él. 

Según reveló un reportaje de Canal 13, Raúl Olivera volvió a Chile y es parte de una investigación por abuso que inició el Ministerio Público. 

El padrastro de la deportista llevaría un par de semanas en Chile y se la ha visto en su casa, donde se dedica a la venta de bebidas. 

La fiscalía ya tiene encargada dilegencias contra él, en un procedimiento desformalizado en la que figura como imputado por abusos sexuales. 

El fiscal adjunto de Puente Alto, Rodolfo Herra, dijo que como imputado el tiene el derecho y la obligación de comparecer y prestar declaración ante la justicia, como también la de guardar silencio y conocer de la investigación. 

Según el yerno del acusado, Samuel Mosqueda, Ricardo Olivera no se fue a Argentina para escapar de la justicia, sino que de vacaciones. 

El fiscal dijo que para formalizar al padrastro de Érika Olivera están recabanddo información para fijar en el tiempo la ocurrencia de los presuntos delitos, las salidas del país y la eventual comisión posterior de otros nuevos delitos. 

Se prevé que esta primera etapa de investigación desformalizada dure dos meses. 

PUB/CF