De “lamentables” calificaron los diputados de la Unión Demócrata Independiente, Gustavo Hasbún y Celso Morales, las nuevas declaraciones de la directora del Instituto de Derechos Humanos, Lorena Fries, luego que reaccionara en contra del proyecto de ley que aumenta las penas para delitos cometidos por encapuchados y establece responsabilidades para quienes convocan a manifestaciones que terminen con daños a la propiedad pública o privada.

Y es que a juicio de los parlamentarias gremialistas, Fries se ha dedicado a ganar fama a costa de desprestigiar y debilitar la acción de prevención y represión de las fuerzas policiales ante atentados contra personas, bienes públicos y privados que cometen los desadaptados de siempre por verse expuestos a ser querellados por dicha institución.

“Los recursos que año a año se le aprueban en la Ley de Presupuestos serán revisados exhaustivamente este año, ya que al parecer los dineros son usados mayoritariamente en mantener una equipo jurídico y de personas encargadas de destruir a Carabineros, y de otorgar todo tipo de ayuda a estos pobres jóvenes idealistas que deben cubrir su rostro para evitar una sobre exposición a la radiación solar”, añadieron.

Los legisladores además tildaron de "paradójico" que el organismo no presentara ninguna querella por la muerte de la menor de 11 años Lissete Villa en un centro del Servicio Nacional de Menores (Sename).

Por esta razón, los diputados UDI aseguraron que para Lorena Fries los derechos humanos de Lisset no proceden, “quizá si hubiese estado bajo un hogar a cargo de Carabineros de Chile  hubiese interpuesto las querellas correspondientes”, concluyeron.

PUB/CM