El presidente de la UDI, Hernán Larraín, se refirió este miércoles al error por el cambio de domicilio de más de 460 mil votantes en el padrón electoral, asegurando que la Presidenta Michelle Bachelet resolver esta situación con una “decisión exprés” previo a las elecciones del domingo 23 de octubre. 

"¿Quiénes son las personas que deben asumir la responsabilidad por este fracaso? El Gobierno debe hacer luz sobre esto y la Presidenta debe pronunciarse (...) aquí necesitamos que la autoridad mayor, nuestra Presidenta, tome una decisión, y la tome rápido, una decisión express", señaló Larraín a radio Cooperativa. 

“Esta es una decisión y responsabilidad exclusiva de la Presidenta. Lo que sentimos es que acá ha habido un error grave, que el Gobierno ha actuado con una negligencia inexcusable, porque teniendo la información hace meses y lo viene a hacer a última hora con una mala iniciativa", agregó. 

A juicio del senador este error "no puede quedar impune, no puede ser solo un problema administrativo. Es decir, la responsabilidad del Registro Civil no cabe la menor duda que existe. Probablemente el Servicio Electoral tenga las suyas, pero dónde están las responsabilidades políticas, de los responsables que conducen estos procesos en el comité político, en el Ministerio de Justicia". 

El timonel de la UDI también dijo que el cambio del domicilio electoral "va a causar problemas, va a generar dificultades porque habrá serios problemas para votar, algunos no van a poder hacerlo, pero con el proyecto del Gobierno eso se multiplicaba". 

Este miércoles el Ejecutivo anunció que “no prosperará” con la tramitación del proyecto de ley corta que buscaba solucionar el cambio unilateral de domicilio electoral que alteró el padrón de votantes en casi medio millón de personas. 

En ese momento, el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, sostuvo que la iniciativa "no era improvisada ni desprolija", agregando además que para llevar a cabo su aprobación requería de “un amplio acuerdo político y un amplio acuerdo parlamentario que hoy no se reúne, por lo tanto, la decisión del Gobierno es no perseverar”. 

En ese sentido, el líder de la UDI refutó sus palabras y dijo que "el remedio terminaba siendo peor que la enfermedad y seguir con él era causar un daño al resultado electoral mayor". 

"Se abría una oportunidad para el fraude electoral por la doble votación, ya que este medio millón de personas podía vota en la comuna donde estaba y en la comuna donde fue trasladado y, enseguida, se planteaba una situación inédita, que es que un chileno, por estar en esta situación, podía elegir en qué comuna votar, lo que es una discriminación respecto del resto", puntualizó. 

PUB/CM