Una dura reacción en la que aludió al apoyo que el régimen cubano desplegó en apoyo del terrorismo en Chile y América Latina hizo el presidente de la UDI, Hernán Larraín, tras conocerse la noticia del fallecimiento de Fidel Castro. Al mismo tiempo, rechazó las expresiones de condolencia realizadas hoy por la Presidenta Michelle Bachelet.

El directivo gremialista  recordó el amparo que el gobierno de la isla mantiene sobre autores del homicidio del senador Jaime Guzmán.

"Castro amparó la lucha fratricida en Chile, apoyando internaciones de armas y otros elementos similares. También fue quien entrenó y hoy día cobija a uno de los asesinos del senador Jaime Guzmán, muerto en Chile en democracia", afirmó.

Larraín también recordó que el régimen castrista promovió "el odio y la subversión sin destino" en toda América Latina. "Él ha dejado una tiranía familiar instalada en el gobierno de Cuba, siguiendo una tradición como la que existe en Corea del Norte", aseveró.

En cuanto a las condolencias entregadas oficialmente por la Mandataria. "Lamento las expresiones de la Presidenta Bachelet, que considera a Castro 'un líder de la dignidad y la justicia social', en circunstancias que lo único que cabe destacar de él es su brutal represión de las libertades y los derechos de las personas en forma sistemática y permanente", declaró.

"Hay una contradicción entre figuras que proclaman siempre la libertad, la democracia y el respeto a los derechos humanos, pero son los primeros en ser los aduladores del violento régimen castrista que ha tenido sometido al pueblo cubano a una dictadura brutal", aseveró.