Indignado reaccionó el diputado de la Unión demócrata Independiente, Ignacio Urrutia, al conocer que la familia Gabriel Boric ha incorporado a su patrimonio más de 1.300 millones de pesos tras la venta de un terreno de propiedad familiar cuyo valor ascendía a $4 millones. Y es que a juicio del parlamentario gremialista “acá hay algo que no calza”.

Esto, explicó el legislador, porque “en un primer falló la Contraloría Regional hizo serios reparos por un sobre precio evidente de dicho terreno, que no había sido realizado mediante la modalidad de trato directo y otras singularidades del negocio, sin embargo y por causas jurídicas desconocidas y muy extrañas el ente Contralor cambió su posición y autorizó bajo el amparo de la ley ‘el lucro en la familia Boric’”.

“Lo que más extraña es que el diputado Boric quien hace gárgaras en contra del lucro, los empresarios, el tráfico de influencias y todas las malas prácticas de una economía social de mercado, en este caso ha guardado sacro silencio, nada ha dicho, dando la impresión que al diputado sí le gusta el lucro, le gustan los negocios y si puede mover un ‘pituto’ lo hace”, agregó.

De esta manera, Urrutia subrayó que “de otra forma no se entiende que el parlamentario que idolatra al Che Guevara, Castro, Maduro y Chávez haya perdido la voz de manera tan poco explicable, o quizá tiene una enfermedad que le impide hablar, en todo caso con la plata que ganó puede ir hasta la Clínica Las Condes para ser tratado”.

PUB/CM