La Unicef dio a conocer este martes una declaración pública en donde asegura que el Estado tiene "una deuda sustancial con los niños, niñas y adolescentes que están en el sistema de protección especial" tras el informe dado a conocer por el Servicio Nacional de Menores (Sename), en donde se señaló que 210 niños fallecieran en el sistema residencial del servicio entre el 1 de enero de 2005 y el 30 de junio de 2016.

Al respecto, el organismo señaló que "lamenta profundamente la muerte de cada uno de los niños, niñas y adolescentes y hace llegar sus condolencias a las familias".

De igual manera, precisó que "valora el esfuerzo realizado por el Gobierno por recabar y transparentar esta información". En ese sentido, puntualizó que "transparentar la información es el primer paso en el reconocimiento de la necesidad del cambio profundo que se requiere en la manera de abordar la situación de los niños y niñas que están bajo la protección del Estado y en la necesidad de tomar medidas urgentes para garantizar a esos niños y niñas el pleno ejercicio de sus derechos".

"La información entregada por el Gobierno revela la deuda sustancial que tiene el Estado con los niños, niñas y adolescentes que están en el sistema de protección especial, cuyos derechos han sido violados", enfatizó la Unicef.

En ese punto, agregó que "Chile ha realizado importantes avances en los últimos 25 años en materia de infancia (Ley de Filiación, 12 años de escolaridad obligatoria, Chile Crece Contigo, postnatal de seis meses, salas cuna, programa de inmunización, entre otras). En este avance, el sistema de protección especial se quedó rezagado".

Además, el ente reflexionó que "los niños y niñas tienen derecho a vivir en familia. La institucionalización de un niño debe ser siempre una medida de último recurso, transitoria y por el menor tiempo posible. El país debe priorizar las medidas de desinternación y fortalecer las políticas sociales que favorezcan la prevención para evitar que los niños lleguen a las instituciones".

"Actualmente Chile está construyendo un Sistema de Protección Integral para la Infancia, el que debe considerar políticas públicas que apoyen a las familias en la crianza de sus hijos, que les permitan fortalecer sus habilidades parentales para hacer cargo de ellos", agrega la declaración.

Por último, la Unicef remarcó que "esperamos que todos los actores involucrados aborden este tema con el sentido de urgencia e importancia que requiere, teniendo siempre en cuenta el interés superior del niño. Los niños y niñas que están en el sistema de protección especial tienen los mismos derechos que todos los niños del país".

PUB/CM