Una encuesta realizada por la Universidad Católica a estudiantes universitarios durante 2014 arrojó que más de un 60% no consideraba un problema consumir cinco o más tragos mientras comparten con sus pares en una reunión social.

Esta es una de las conclusiones del estudio que consignó este martes La Segunda, las cuales serán usadas en un encuentro internacional sobre educación que albergará, desde este jueves, la UC. El sondeo -realizado a jóvenes entre primer y cuarto año-, también reveló que un 33% de los jóvenes tiene un consumo de alcohol que se puede calificar como "abusivo".

"(Los jóvenes) consideran que tomar media botella de pisco no tiene riesgo", detalló María Soledad Zuzulich, destacando que esta medida equivale aproximadamente a ocho tragos.

El estándar, de acuerdo a la especialista, es de dos tragos en dos horas para las mujeres y tres -en el mismo período- para los hombres.

Además, el sondeo mostró que la realidad chilena se acerca a las cifras de países como Estados Unidos donde, según datos de la College Health Association (Acha), un 29% de los estudiantes estadounidenses simplemente olvidó el lugar donde estuvo.

Junto a los daños a la salud, los responsables del estudio aseguraron que el consumo reiterado de alcohol puede derivar en consecuencias académicas, como por ejemplo abandonar la carrera.

PUB/VJ