El licenciado en física Bobby Henderson estaba molesto el 2005 debido a la predominancia del creacionismo bíblico que existía en la enseñanza otorgada por los colegios de Estados Unidos.

Por este motivo, decidió crear una religión nueva la que llamó pastafari, asegurando que el universo fue originado por una bola gigante de tallarines. O bien, por el "Monstruo del Espaguetti Volador", nombre que le puso a su creación.

Once años después, el valdiviano Gabriel Saavedra se encuentra con un problema por seguir las enseñanzas de Henderson ya que en el Registro Civil no le permitieron su fotografía para renovar su cédula de identidad ya que portaba el objeto característico de la mencionada religión: un colador de pasta en la cabeza.

"Mínimo espero que la cédula a quien identifique es a mí y tiene que identificarme de forma íntegra", indicó el hombre a Mega luego de presentar un recurso en la Corte de Apelaciones para poder lograr su propósito.

Sin embargo, el tribunal rechazó la acción, por lo que adelantó que recurrirá a la Corte Suprema. Cabe mencionar que el pastafarismo no está considerado como una religión oficial en el país.

PUB/CM