Una condena a la que no podrá apelar es la que recibió un perro abandonado de Valparaíso: le dictaron “cadena perpetua” en el canal municipal. Esto ocurrió luego que, por razones que se desconocen, atacara al kioskero Reinaldo Romann, del sector de Errázuriz con Sotomayor. 

El hecho se registró durante la mañana del martes, cuando la víctima iba a abrir el centro de llamados de una prima suya. Ahí, sin motivos aparentes, el perro se lanzó contra Romann y lo mordió con una ferocidad que nunca antes había visto.

“Acompañé a mi prima a abrir su local y había una persona ebria botada en la puerta, no había ningún animal cerca. Me agacho para mover al hombre y de reojo veo una tremenda sombra negra, atino a colocar el brazo y un tremendo perro me movió para todos los lados. Ahí quedó la tendalada”, se sinceró Romann con el diario La Estrella de Valparaíso

Tras esto, el lesionado quedó con heridas tan graves que tuvo que ser operado el mismo martes en la noche en el Hospital Carlos Van Buren. Tras la intervención, su estado de salud se mantiene estable. 

Según ese mismo medio regional el can forma parte de una jauría callejera que se habría adueñado de ese sector. De hecho, el mismo animal habría mordido también a otras personas y los vecinos habían realizado varias denuncias para que el tema fuera tratado. 

El alcalde subrogante de Valparaíso, Jaime Varas, aseguró que se realizará una investigación para identificar exactamente cómo ocurrieron los hechos. Por el momento, el perro quedará retenido con “cadena perpetua” y sin derecho a acceder a beneficios especiales en el canil municipal. 

PUB/JLM