El Tribunal de Garantía de Valparaíso dejó en libertad a tres de los cuatro involucrados en la red de pornografía infantil que fue desbaratada esta jornada por la Policía de Investigaciones en la "Operación Cascabel".

Entre los  detenidos figuraba un trabajador del Servicio Nacional de Menores (Sename), el cual fue desvinculado del organismo. De los demás arrestados, se indicó que uno es una persona que reparaba computadores y que otro es un estudiante de Ingeniería Informática.

La Fiscalía solicitó en la audiencia arresto domiciliario completo para el primero de los mencionados. Finalmente quedó con firma mensual como medida cautelar, al igual que otros dos involucrados.

Un cuarto integrante de la red de pornografía infantil continúa en prisión preventiva a la espera de su formalización.

Cabe mencionar que acorde a fuentes policiales al interior de la PDI se mencionó que los imputados cometían los ilícitos en base a una innovadora y sofisticada metodología, realizando descargas directas y preocupándose de enmascarar sus conexiones, intentando así dificultar tanto la detección como ubicación de las direcciones IP de los computadores en los que descargaban el contenido sexual, lo que fue calificado como un actuar de amplio conocimiento en términos informáticos.

De igual manera, se estableció la existencia de más de 5.700 fotografías y 516 videos con pornografía infantil. Dichas producciones resaltan por su alto contenido de agresividad sexual contra los menores, incluyendo lactantes de cinco meses.

PUB/CM