La muerte del guardia Eduardo Lara, quien era funcionario municipal, causó una gran conmoción en Valparaíso.

Los porteños, utilizando las redes sociales, manifestaron su repudio a las manifestaciones que se produjeron durante la Cuenta Pública de este 21 de mayo, que tuvo como resultado la tragedia. Muchos de ellos, realizaron un llamado a los vecinos a colocar banderas negras en sus casas en señal de luto.

El alcalde Jorge Castro lamentó el fallecimiento de Lara y aseguró que hace 7 años que está solicitando al Gobierno que la Cuenta Pública no coincida con el 21 de mayo, debido a los desórdenes. Indignado por la situación, anunció que no aceptará nuevas autorizaciones de marchas en paralelo a esta fecha

"No queremos más marchas y queremos que los convocantes se hagan cargo de lo que pasa acá. Hoy un miembro de nuestra familia murió porque fue asesinado en una dependencia municipal", dijo Jorge Castro. 

El alcalde agregó que la ciudad "queda desconectada, debemos cerrar el rodoviario y los porteños deben quedarse encerrados en sus casas con miedo".