"¡En mi casa no me conocen!", "Ministro venga a Quilicura, pero bien temprano", "¡No más tacos!". Esas fueron algunas de las pancartas que presentaron los vecinos de Quilicura en una manifestación frente al Ministerio de Obras Públicas (MOP) para dar cuenta de los kilométricos "tacos" que se han generado desde el lunes, debido a los trabajos  que se están realizando, en la autopista Santiago-Lampa.

El alcalde de Quilicura, Juan Carrasco, aseguró que el problema es "por una falta de coordinación entre los servicios". Sin embargo, al constatar que la congestión era producto de la obra en la autopista, apelaron para que no se realizaran. "Nos dijeron que era esto o nada", dijo Carrasco.

La mayor congestión se registró en el sector del enlace de Buenaventura, porque la empresa ejecutora de los trabajos habría cerrado el acceso norte del mall. Si bien la medida disminuyó el flujo de vehículos, las largas filas de vehículos se mantuvieron.

El diputado Gabriel Silber concuerda con el alcalde Carrasco en que el problema es una falta de coordinación y "nos manifestamos hoy día porque queremos que el ministro le tome el peso a la situación y no mire para el techo". 

La concesionaria debe asumir la responsabilidad", enfatizó. El alcalde Carrasco no se sumó hoy a la iniciativa de Silber y los vecinos, ya que "necesitamos buscar soluciones más que ir a manifestaciones", dijo el edil. Para esta tarde se desarrollará una reunión entre el citado Carrasco y el ministro del MOP, Alberto Undurraga, en busca de una solución. 

ATON/MM