Intendente metropolitano, Claudio Orrego, junto a los seremis de Medio Ambiente, Jorge Canals, y de Salud, Carlos Aranda, fiscalizarán esta jornada, a las 11:00 horas, la aplicación de la Ley 20.879 en diferentes vertederos irregulares ubicados en las comunas de Quilicura y Pudahuel. Dicha normativa sanciona el transporte ilegal de basura.

Y en uno de esos botaderos de basura ilegales, esta mañana se produjo una protesta pacífica de vecinos. La manifestación de produjo en la calle Colo-Colo, a un costado de la autopista Vespucio Norte, en la comuna de Quilicura, donde hay un vertedero que ha provocado focos de infección, malos olores y delincuencia que afectan los sectores de El Mañío, Los Pehuenes y Los Flamencos.

Según las personas que se manifestaron, aprovechando la cercana visita inspectiva del intendente Orrego y otras autoridades regionales, la situación se arrastra hace varios años, desde después del terremoto del 27 F, y que ni el Municipio ni la Intendencia les han dado respuesta a sus reclamos.

Lo primero, según señalaron los vecinos, fue amontonar en el lugar escombros producidos en el terremoto, pero después una serie de camiones se han dedicado a echar basura orgánica, lo que sugiere la existencia de un negocio de desperdicios. Indicaron, además, que los desperdicios se acumulan cerca de un colegio y un jardín infantil.

"No puede ser que durante un año haya existido este movimiento de tierras tan importante, con camiones, con tolvas, con máquinas que han generado aquí un negocio, bajo la vista gorda de la Intendencia, de la Municipalidad y de los inspectores", indicó el dirigente vecinal Jorge Godoy.

Los afectados por esta situación señalaron que de no haber una pronta solución del tema, que no es otra que el término del vertedero ilegal y el retiro de la basura allí acumulada, ellos buscarán otras maneras más fuertes de manifestarse.


PUB/NL