Preocupación, malestar e inseguridad expresaron vecinos del sector del Estadio Nacional, que muy temprano este jueves se manifestaron para exigir que las autoridades garanticen mejores condiciones de seguridad durante los partidos de alta convocatoria que se celebran en el coliseo ñuñoíno.

La manifestación fue convocada a propósito del superclásico del fútbol chileno que disputarán este domingo Universidad de Chile y Colo-Colo, válido por el Torneo de Clausura, y que ha motivado la preocupación de los vecinos del sector.

Los reclamos de los residentes de los barrios aledaños al recinto deportivo apuntan no sólo a la masiva presencia de barristas cada vez que se celebran este tipo de encuentros, sino también al colapso de calles y veredas que provoca el estacionamiento de vehículos en espacios comunitarios.

En ese sentido, dijeron que si bien saben que el encuentro de este domingo no será suspendido será una oportunidad para que las autoridades den cuenta de que hay una preocupación real por la seguridad del entorno y no sólo del estadio, y no descartaron acciones legales en el futuro.

“Las autoridades sólo protegen el estadio, pero no lo alrededores. Esto ha ido agravándose cada día más, queremos darle el máximo de seguridad a vecinos que prácticamente no pueden salir de sus casas porque se llena de vehículos estacionados por gente que se apodera de las calles”, dijo un vecino que se manifestó esta mañana.

El partido entre azules y albos está programado para las 12:30 horas de este domingo. La Intendencia Metropolitana autorizó un aforo de 42 mil personas, de las cuales dos mil corresponderán a hinchas del equipo visitante (Colo-Colo), los que podrán ingresar hasta las 11:00 horas.

Entre las medidas se informó de la presencia de 400 guardias privados, además de personal de Carabineros, que trabajarán en el resguardo y vigilancia de los casi 100 accesos que estarpan habilitados.

PUB/CM