Uber, el servicio estadounidense de reserva de vehículos con chofer, presentó el jueves un sistema futurista de transporte a pedido, que utilizaría pequeños aparatos aéreos eléctricos para desatascar el tráfico urbano.

 En un "libro blanco" de un centenar de páginas, la empresa argumentó que "la aviación a pedido tiene el potencial de mejorar de manera radical la movilidad urbana al devolverle a la gente el tiempo perdido".

"Una red de pequeños aparatos eléctricos, que despegan y aterrizan verticalmente (...) permitirá un transporte rápido y confiable entre las ciudades y suburbios y, eventualmente, en el centro de las ciudades", se afirma en el libro.

El sistema se basaría en aparatos  de despegue vertical, a mitad camino entre vehículos voladores y minihelicópteros, en los que ya trabajan, según el libro blanco, "más de una decena de empresas". 

Serán a propulsión eléctrica para no contaminar y no "molestar a los vecinos" a causa del ruido, contrariamente a los actuales helicópteros. Y en el futuro podrían utilizar tecnología de conducción autónoma "para reducir significativamente el riesgo de un error de la persona que lo opera".

Podrían despegar, aterrizar y recargarse sobre una red de "vertipuertos", que podrían instalarse en los altos de los edificios de estacionamientos, en zonas existentes previstas para helicópteros, sobre terrenos no utilizados alrededor de enlaces de rutas o en simples "vertisitios" con infraestructura mínima.

La empresa estima que tal sistema podría hacerse realidad "en la próxima década" si todos los actores potencialmente involucrados colaboran.

 

PUB/IS