Las celebraciones ya comenzaron para muchos y ya sea en las oficinas, casas o parques, muchos están disfrutando de un rico asado, en torno a una apetitosa parrilla. Pero hay un grupo que puede no pasarlo muy bien en estos días: Nuestras mascotas.

El Colegio Médico Veterinario advierte sobre posibles situaciones de riesgo para ellos y nos entrega las pautas para tener los cuidados necesarios en estos días de celebración y evitar así que estos pequeñitos del hogar presenten problemas como conjuntivitis, quemaduras o incluso problemas intestinales.

Erick Lucero, Médico Veterinario etólogo del Colegio Médico Veterinario explica que si bien, en el caso de las parrillas a carbón, el humo no está a la altura de nuestras mascotas, si los asados son realizados en lugares con poca ventilación, pueden generar irritación de mucosas conjuntivales, con la consecuente conjuntivitis.

“También se pueden generar cuadros de rinitis, sobre todo en razas braquicéfalas como los Bóxer, Bulldog o Pug y también por qué no, en los gatos Persa. Inclusive puede gatillar crisis en gatos que sufren de asma felino. Más cuidado se debe tener con las quemaduras con la parrilla o el intento de consumo de carbón caliente que puede parecer muy "apetitoso" para ellos”, señala el especialista.

Lucero agrega además que es muy común recibir en estas fechas a muchos pacientes con cuadros de indiscreción alimentaria, es decir, que han comido alimentos que no son  normalmente parte de su dieta, presentando diarreas y vómitos persistentes con la consecuente deshidratación y riesgo serio a la salud, por lo que recomienda no dar alimentos de consumo humano y no repartir “las sobras” a nuestras mascotas.

“Es muy común observar cuadros obstructivos intestinales producto de consumo de huesos. Muchos de ellos (costillas) quedan fijos en el paladar de los perros y otros ("osobuco") atrapados en la mandíbula de más de algún paciente. También los envases plásticos de las carnes que son muy "apetecidos", pero muy peligrosos, ya que pueden generar obstrucción intestinal e inclusive la muerte si no se atiende a ese paciente a la brevedad. La indicación entonces es no sacar de la dieta normal a nuestras mascotas durante las fechas de fiestas para evitar afectar su salud”, agrega.
 
Sobre otras precauciones que debemos tomar en esta especial fecha, el veterinario etólogo del Colegio Médico Veterinario, advierte que se debe tener especial cuidado con el consumo de cebolla, la cual es tóxica para nuestras mascotas, pudiendo inclusive generarles la muerte. Hay que considerar que en caso de ingestión repetida de cebolla en pequeñas dosis, por ejemplo pedazos de empanada, el desarrollo de síntomas será más gradual. Los síntomas de envenenamiento en perros por cebolla comienzan con gastroenteritis.

En síntesis señala, lo importante es “no sacar de la rutina alimentaria a nuestras mascotas, tener cuidado con quemaduras y evitar ingestión de “restos de las celebraciones”.

PUB/NL